Mi vuelta a la isla

•15 junio, 2012 • 6 comentarios

Ahora que me queda poco para ir a Islandia, no dejo de leer noticias sobre turistas que se topan con algún problema. La última, el otro día, cuando dos belgas se quedaron atrapados en el sureste al tratar de atravesar un río con un pequeño todoterreno. Pero bueno, creo que no hay que obsesionarse con esto. Es como en cualquier sitio. Si te arriesgas demasiado es posible que te busques complicaciones. Además, yo no me adentraré por terrenos peliagudos en la vuelta que dé a la isla. ¡Ah! ¡Que no lo había contado! ¡Que en menos de un mes me voy allí a hacer un viaje que nunca he hecho! Aunque no os lo creáis, en mis visitas a la isla nunca he tenido la ocasión de dar la vuelta completa, así que ya tocaba.

Justo cuando se cumplen cinco años desde la última vez que fui, además de cinco años desde que arrancó este blog, vuelvo a mi otra tierra para intentar disfrutar más que nunca de sus paisajes. Arrancaré mi aventura de la mejor manera: participando como alumna en un curso de fotografía impartido por el gran maestro Enrique Pacheco. Durante cinco días me sumergeré en el aprendizaje de la técnica time-lapse y lo haré en el Sur de Islandia, donde la extrañeza de los paisajes roza lo surrealista. Iré a aquellos lugares reflejados en el documental Vatn y creo que intentaré hacer mucho más mío el texto de esta película.

El curso será sólo el inicio del viaje. Luego emprenderé mi vuelta en el sentido contrario a las agujas del reloj. Mi guía será la carretera principal y trataré de no adentrarme en caminos de gravilla, ya que llevaré un coche normalito.

No os preocupéis. Trataré de no guardarme ningún detalle e intentaré actualizar al máximo este blog, bebiendo del espíritu que lo vio nacer hace cinco años.  Mi objetivo final es que Cala de los Humos aporte curiosidades y secretos útiles para todo el que se plantee viajar allí. Como aperitivo, y dado el creciente número de lectores que me preguntáis dudas sobre cómo preparar vuestro viaje a Islandia, os pego algunos enlaces que me están resultando muy útiles:

Anuncios

Los primeros encarcelados en Islandia

•14 junio, 2012 • 8 comentarios

Mucho se ha hablado de las “medidas ejemplares” de Islandia a la hora de afrontar la crisis. En algunas ocasiones he repetido que no es cierta la idea que tenemos en España del país nórdico, al que se le ha atribuido en varias ocasiones (por algunas informaciones poco rigurosas aparecidas en prensa y en Internet) haber encarcelado a banqueros y políticos. Pues bien: casi cuatro años después de que el sistema financiero islandés colapsara, tenemos (ahora sí) la primera sentencia de cárcel para dos directivos de un banco.

Cuatro años y medio de prisión determina la sentencia dictada contra dos ex directivos del banco islandés Byr por haber cometido fraude en 2008, mientras el sistema financiero se derrumbaba como un castillo de naipes. La decisión de la Corte Suprema, considerada ejemplar por los islandeses, se conoció hace unos días. Fue noticia en los principales medios, pero buceando en Internet observo que apenas ha trascendido a la prensa internacional.

Los ex banqueros, tal y como informaba Bloomberg, son Jón Thórsteinn Jónsson y Ragnar Zophonias Gudjónsson y la sentencia considera que usaron su posición privilegiada en Byr para conceder un préstamo de 800 millones de coronas (4,9 millones de euros) a Exeter Holdings ehf en 2008 en pleno colapso financiero. El crédito fue utilizado por Exeter para comprar las acciones de Jónsson y Gudjónsson en Byr. Exeter garantizó el préstamo poniendo las acciones de Byr como aval. Según la sentencia “la magnitud de los hechos ofensivos fue significativa”. Por un lado, la decisión de Jónsson provocó que se liberara de las garantías personales en los préstamos, y por otro, la infracción de Gudjónsson la cometió auspiciado por su puesto como ejecutivo.

Se desconoce si habrá más medidas en este sentido más adelante. Lo que toca ahora en Islandia son las elecciones presidenciales, que seguramente coparán la mayor parte del espacio informativo.

El futuro acaba en ‘dóttir’

•30 abril, 2012 • 1 comentario

Hoy voy a hablar de mujeres, islandesas, para más señas. Comenzaré mencionando a la que últimamente es la islandesa de moda: Thóra Arnórsdóttir. Esta periodista y estrella de la televisión se postula como la candidata favorita a ganar las elecciones presidenciales en Islandia que se celebrarán este verano. En una reciente encuesta, recibiría el 49% de los apoyos de los islandeses. El actual presidente, Ólafur Ragnar Grímsson (que ocupa el cargo desde agosto de 1996), sigue su estela con el 34,8% de los votos, según el diario Morgunbladid. No sólo habría un cambio en la presidencia después de tantos años, sino que además, el cambio tendría un apellido acabado en dóttir.

Si gana, Arnórsdóttir será una de las mujeres que presidirán la ceremonia de inauguración del nuevo Althingi o parlamento islandés, que tendrá lugar en otoño. Junto a ella estará Ásta Ragnheidur Jóhannesdóttir, portavoz del parlamento, y Agnes M. Sigurdardóttir, que hace sólo unos días era nombrada obispa de Islandia, marcando un momento histórico ya que nunca antes una mujer había ocupado este cargo. La baraja femenina encargada de leer un discurso ese día en el Althingi se cerraría con la primera ministra Jóhanna Sigurdardóttir, que en 2009 se convirtió en la primera mujer en liderar el gobierno.

Entre mujeres anda el juego; al menos en Islandia, donde en principio sí tendrán algo que decir.

¿No vio venir el desastre?

•23 marzo, 2012 • 3 comentarios

El ex primer ministro islandés Geir H. Haarde continúa manteniendo su inocencia y confía en ser absuelto. “Estoy contento porque la parte principal de este juicio ha terminado. Espero sin miedo alguno la decisión. Soy inocente de todos los cargos y soy optimista”, declaraba nada más concluir la parte principal del proceso en el que se le acusa de negligencia y mala gestión en los meses previos a la quiebra bancaria de 2008.

Por el tribunal pasaron varios testigos, entre ellos el ex director del Banco Central David Oddsson, algunos miembros del actual gobierno, así como altos cargos bancarios de Islandia. El viernes pasado, la fiscal Sigridur Fridjónsdóttir daba sus últimos argumentos, y según informaba la Radio Nacional de Islandia, fue contundente: “Cuando se trata de la responsabilidad personal de un ministro del gobierno, la ley es clara”. Según ella, Haarde tuvo muchas oportunidades a la hora de prevenir el desastre, pero pareció ignorar todas ellas. Según el abogado defensor de Haarde, al ex primer ministro se le ocultaron “deliberadamente” muchos asuntos hasta que fue demasiado tarde.

Habrá que esperar a conocer la decisión final, pero este juicio ya ha marcado un antes y un después en la historia de Islandia. Nunca antes el Lansdómur, el tribunal especial que juzga al ex primer ministro, se había utilizado. El caso ha captado también la atención de los medios de todo el mundo por ser el primer país que se lanza a pedir responsabilidades a un alto cargo por la crisis.

El juicio no fue retransmitido en directo ni por la radio ni por la televisión, lo que provocó que los medios islandeses emplearan por primera vez Twitter para contar minuto a minuto lo que estaba pasando.

Sea o no condenado Haarde finalmente, lo cierto es que algo ya ha cambiado en el país nórdico.

‘Vatn’, belleza desbordante

•13 febrero, 2012 • 5 comentarios

Si alguna vez os habéis fijado en la fotografía de cabecera de este blog, os habréis dado cuenta de que me la cedió amablemente Enrique Pacheco. Este fotógrafo madrileño acaba de estrenar su corto documental más ambicioso. Titulada Vatn (agua en islandés), la película recorre Islandia y muestra el poder y la belleza del agua en todas sus formas. Como describía el diario El País el pasado viernes, son casi 9 minutos de impresionante belleza, de hermosas instantáneas de la isla que tomó mientras vivía allí. Ahora que veo el resultado, estoy muy orgullosa de haber formado parte de Vatn (que significa ‘agua’ en islandés) y de que Enrique confiara en mí para escribir el guión que finalmente dio contenido al poema visual que tenía en la cabeza. También me alegra que mi padre (Kristinn R. Ólafsson) decidiese colaborar porque su sello otorga a la película un encanto especial.

La primera vez que me contó cuál era su idea, lo hizo de la mejor manera posible: enseñándome los planos que pensaba utilizar. Me emocioné al instante, y eso que había visto demasiadas veces documentales e imágenes bonitas de Islandia. Pero aquello no era lo típico. Sí, aparecía Geysir, Gullfoss y otros muchos lugares reconocibles de la isla, pero el paisaje, la luz y sobre todo el magnetismo del agua se mostraban de manera distinta. Además, la música que había escogido (del grupo estadounidense The American Dollar) encajaba a la perfección. Enrique lo tenía todo listo, pero faltaba un texto que le diese un sentido de compromiso a toda esa belleza y un narrador capaz de transmitir toda esa fuerza y solemnidad.

Después de hablar sobre lo que los dos teníamos en mente, acordamos que el agua, la protagonista del corto, debía además hablar al espectador, es decir, debía advertirle al hombre de que él era su principal amenaza. Vatn, aparte de tener mucha sonoridad en islandés, significa, en un lugar tan peculiar como Islandia, vida y naturaleza, pero sobre todo energía capaz de suministrar electricidad para, por ejemplo, mantener en funcionamiento una fábrica de aluminio.

Y es en este punto donde no puedo dejar de hablar de Alcoa, una multinacional estadounidense que no dudó en tener a Islandia en el punto de mira. La compañía decidió invertir en la isla y construir una planta hidroeléctrica de dimensiones asombrosas para alimentar su fábrica de aluminio. La puesta en marcha de esta megaconstrucción motivó protestas entre los islandeses por su impacto medioambiental.

De todo ello habla el agua y lo hace en islandés gracias a la magnífica traducción (del castellano) y locución de Kristinn. Su voz encaja a la perfección con la magia de las imágenes y con ese grito desesperado, pero calmado, que el agua le dedica al ser humano.

Ya he hablado demasiado, lo mejor es que veáis el corto si no lo habéis hecho ya. Debajo del clip os destaco en islandés y en castellano algunas de las frases que más me gustan. Ojalá acompañe algún día a Enrique en sus expediciones fotográficas por Islandia porque creo que tiene buen ojo en esto de identificar paisajes increíbles. Si algún día veo de cerca su trabajo, no dudéis que contaré mi experiencia en este blog.

“Ég tek sífelldum breytingum en láttu ekki glepjast, ég er enn ég, hid sama og hýsti tilveru thína tiltekid andartak”.

La transformación es constante, pero no te engañes, sigo siendo yo, el mismo que en un momento dado albergó tu existencia

“Thú gerir thér ekki grein fyrir mikilvægi thess ad eiga mig ad fyrr en thig skortir mig”.

No eres consciente de la importancia que tiene disponer de mí hasta que te falto.

“Ég er óthreytandi á vegleid minni, theirri sem thú hefur bitid í thig ad breyta”.

Soy incansable en mi camino, el mismo que tú te has empeñado en alterar.

Islandia invadida (por turistas)

•28 enero, 2012 • 9 comentarios

Un matrimonio estadounidense sin hijos, que pasó diez días en la isla. Este fue el perfil turístico más repetido entre los que visitaron Islandia el verano pasado, según datos de la Oficina de Turismo Islandesa (Ferdamálastofa). En total se gastaron 2.400 euros y las reservas las realizaron a través de Internet. ¿Sus planes estrella una vez allí? Sumergirse en la Laguna Azul, montar a caballo, avistamiento de ballenas y disfrutar de Geysir (el padre de todos los géiseres) y Gullfoss, a los que llegaron en su coche de alquiler.

2011 fue, sin duda, un buen año turístico para el país nórdico. Las cifras que aporta la Ferdamálastofa son llamativas si tenemos en cuenta que los habitantes de la isla no llegan a los 319.000 habitantes: 565.000 turistas (¡oh!) la visitaron el año pasado (el 95,6% lo hicieron a través del aeropuerto de Keflavík).

No obstante, el organismo que se ocupa de analizar este sector prevé que 2012 será el año en el que se superarán todos los récords en cuanto a turistas extranjeros que visitan Islandia. Está previsto que viajen allí más de 600.000 personas, lo que implicaría doblar el número de turistas extranjeros en diez años. Mi titular cuando llegue ese momento lo tengo claro: “Islandia, casi el doble de turistas que habitantes”. Asusta.

¿Y vosotros? ¿Fuisteis a Islandia en 2011? ¿Qué visitasteis y cuánto os gastasteis? Seguro que vuestros comentarios sirven de referencia a los que estén pensando en viajar este año.

El abc de la Navidad en Islandia

•27 diciembre, 2011 • 5 comentarios

Para los españoles no acaba la Navidad hasta que los Reyes no hacen acto de presencia. Sin embargo, en otros países es bien distinto: acaban antes pero también empiezan antes. Algunos me habéis expresado vuestro interés en conocer las tradiciones navideñas islandesas. En muchas cosas son similares a las de otros países occidentales, pero hay prácticas y leyendas muy curiosas que la isla lleva cultivando desde hace siglos.

Para empezar, no penséis que hasta que no llega Nochebuena no se ven adornos en las casas. Un mes antes de Navidad, los islandeses celebran el primer domingo de adviento, que implica poner las primeras lucecitas de adviento y un candelabro, también de adviento y similar a los judíos, en las ventanas. Algunas familias, especialmente al norte de Islandia, hornean laufabraud  (pan de hoja), una especie de torta frita muy fina y decorada con motivos vegetales. Este alimento típicamente navideño se come normalmente acompañado de hangikjöt, carne de cordero ahumada, que en Islandia se degusta sobre todo en Navidad (aunque yo la he comido en otras épocas del año).

El 12 de diciembre es el día que todos los niños islandeses están esperando. Marca la llegada del primero de los 13 hombrecillos de la Navidad, hijos de Grýla y Leppalúdi. Estos papá noeles bajan de las montañas para colarse en las casas. Aunque antiguamente robaban y asustaban a la gente, ahora dejan regalos en los zapatos de los más pequeños. Si no se han portado bien, estos recibirán una patata, homóloga del carbón de Reyes en España. ¡Ah! Un detalle importante: los niños suelen estrenar siempre algo antes de las vacaciones de Navidad, normalmente calcetines. La razón tiene que ver con el gato de Grýla, una tradición que ya se ha perdido. La función de este animal, casi igual de terrorífico que su fea dueña, era asustar a todo aquel que no vistiera ropa nueva en Navidad.

Para prácticas arraigadas, la del 23 de diciembre, día dedicado a San Torlaco, el santo patrón de Islandia (y el único santo). ¿Y cómo lo celebran los islandeses? Juntándose a comer raya podrida (que huele a amoniaco y sabe peor que huele, o eso dicen, porque yo aún no he tenido el honor de comerla) o lanzándose como locos a las tiendas a comprar los últimos regalos navideños.

El 24 de diciembre, Nochebuena, es un día rodeado de una gran solemnidad. Es común que las familias vayan a los cementerios a recordar a sus seres queridos fallecidos. Si ha nevado, aprovechan para limpiar la nieve de las tumbas y las decoran con luces (una práctica que suele sorprender a los españoles que viajan allí en estas fechas).  Por la noche, a eso de las 18.00, empieza la cena de Nochebuena, donde se suele servir carne ahumada con patatas y una salsa de caramelo riquísima. Tras la cena, los islandeses abren los regalos situados bajo el árbol (no el día de Navidad como en el mundo anglosajón), una tradición que yo he conservado en mi propia familia y que repetimos cada año aunque estemos en Madrid. Se van a la cama pensando en el Día de Navidad, que celebran de forma parecida a en España: comiendo juntos de nuevo, normalmente cordero ahumado y pan de hoja. Tanta comida no es posible soportarla sin librar el 26 de diciembre, segundo día de Navidad en Islandia, que, al igual que en otros países europeos, es festivo.

Y si hay algo que sorprenda de verdad es lo que suelen hacer en Nochevieja. Esa noche miles de fuegos artificiales, lanzados normalmente desde los jardines de cada familia, llenan el cielo de Reikiavik para recibir el año nuevo, y otras tantas hogueras son encendidas en todo el país muy al estilo de San Juan aquí en España. Hay que vivirlo para imaginarlo, así que ya sabéis.

Los papá noeles islandeses

 
A %d blogueros les gusta esto: