Las entrañas del “slátur”


Para los que alguna vez hayáis probado el slátur, un plato típico islandés, y os haya cautivado su “fuerte” sabor, podéis consultar en la página de Iceland Riview la manera de hacer esta especie de salchicha-morcilla (por describirlo de alguna manera), elaborada con carne y sangre de cordero.

Debo reconocer que cuando probé esta especie de morcilla a la islandesa, este verano, durante una cena en casa de unos conocidos, no me gustó nada su intenso y extraño sabor. A mi padre le parece delicioso, pero a mí lo que más me gusta de este alimento tradicional, similar al “haggis” escocés,  es la foma tradicional en que está hecho. No diré aquí qué contiene (por si más de uno se echa para atrás), pero supongo que ocurre como con la morcilla española, que a algunos nos parece exquisita, aunque preferimos no saber qué contiene exactamente.

Hay dos formas de slátur: el blóðmör (una especie de pudding de sangre) y la lifrapylsa (salchicha de hígado). Sólo diré que la idea es aprovechar toda la carne posible de la matanza, así que todo vale, incluso, en algunos lugares de Islandia, se emplean también los testículos.

Antiguamente, elaborar el slátur solía ser una tarea en familia, pero ahora la tendencia entre los islandeses es comprarlo ya hecho, en cajas que se pueden adquirir en supermercados como Hagkaup. Si probáis este comprado, sería curioso saber qué diferencias hay con el elaborado en casa. Se suele comer con patatas cocidas y nabos.

Anuncios

~ por Alda Ólafsson en 31 octubre, 2007.

3 comentarios to “Las entrañas del “slátur””

  1. Recuerdo que unas griegas de Erasmus en Burgos no lo quisieron probar la morcilla de Burgos en cuanto oyeron “sangre”. El sabor de la lifrapylsa no me convence mucho porque me sabe quizá demasiado a hígado (claro, que lo lleva en el nombre).

    Seguramente ahora la gente usará Google para saber cómo se hace el “slátur” y qué tiene, se han quedado con la intriga… es como cuando miras una escena de una peli de terror aunque sabes que “no deberías” ;).

  2. ah, pues precisamente compré lifrapylsa el otro día y no sabía cómo se toma. Lo he tomado frio, con pan. No está mal, pero no sé… Ahora me queda probar el blóðmör, igual me gusta más.

  3. Hola Alda.
    Me gustaría comentar tu blog entero, pero no puedo: en muy grande, lo que es un elogio.
    Insisto: esta página es una de las mejores cosas que puedes hacer, así que te felicito y te envidio a la vez.
    Y si puedo expresar alguna preferencia, me gustaría saber de algún explorador polar islandés, que seguramente tiene que haber habido. Y si nunca lo ha habido me gustaría saber tu opinión sobre el porqué de su inexistencia.
    Muy bien Alda, adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: