Alergia a la prensa


¿Por qué hay en este país esa manía de pensar que la prensa es el enemigo, que no trae nada bueno? Trabajando en un reportaje sobre la “depresión invernal” me he encontrado con dos formas de atender a los medios un poco distintas. Los llamados “expertos” o “voces autorizadas” del artículo en España se han mostrado bastante reacios a hablar sobre su trabajo, a divulgar lo que están haciendo. Me desconcierta que no sepan que si no fuese por los medios, su aportación a la ciencia o a cualquier otra disciplina se quedaría para siempre en sus círculos cerrados, infranqueables, en sus consultas, despachos o laboratorios.

En cambio, y para mi sorpresa, debo reconocerlo, los investigadores islandeses con los que he contactado han sido mucho más abiertos y corteses. También lo han sido altos cargos de Sanidad, por ejemplo, y a nadie se le han caido los anillos por perder unos minutos buscando unos pocos datos que aportar a la prensa. ¿Es que en España están más ocupados? Lo dudo.

Supongo que en Islandia siempre me ha dado la sensación de que el trato con las “altas esferas” es mucho más natural, más accesible. En Reykjavík, por ejemplo, es normal ver a escritores, políticos, cantantes, paseando a sus anchas por las calles. Si se encuentran con un compañero de colegio, no dudarán en saludarle, aunque hayan pasado años desde la última vez. Es sólo una impresión personal.

Siempre me ha parecido que Islandia es un gran pueblo: todos se conocen y no les importa perder unos minutos charlando con alguien, porque el ritmo del día a día es más pausado. También me dio esa sensación cuando estuve trabajando en la radio este verano. Para hablar con esas “fuentes autorizadas” que mencionaba antes, sólo hacía falta descolgar una vez el teléfono y hacer una sola llamada para conseguir una entrevista, en lugar de echar mano de una insistencia estresante para que al final te acaben diciendo “estoy muy ocupado/a y además no soy muy partidario/a de hablar con la prensa porque luego cometen errores…”. En fin. Ahí os dejo mis meditaciones de hoy (con una pizca de rabia, que no viene mal de vez en cuando).

Las fotos la saqué en Reykjavík este verano. La segunda es del curioso Alþingi o parlamento islandés.

Anuncios

~ por Alda Ólafsson en 2 octubre, 2007.

5 comentarios to “Alergia a la prensa”

  1. Ahí esta la clave, en lo que te contesta una de esas personas. Un amigo periodista me decía que muchas veces tenía que suavizar la declaraciones de los deportistas para no crear polémica porque además luego le decían que ellos no habían dicho eso. En general, los periodistas tienen una formación global y todos sabemos que eso implica saber un poco de todo y en temas científicos es fácil meter la pata al transcribir unos datos en el intento de hacerlos entendibles para los lectores. Considero que esos pequeños fallos para nosotros son grandes para ellos y puede que eso les perjudique en su ámbito laboral.

    Sobre la diferencia con Islandia, creo que son mucho más amables y dispuestos a la colaboración. Sólo hay que verlos, están siempre ocupados con un montón de proyectos o actividades. Aún así, este verano hicieron un reportaje sobre surf y un amigo se quejó de que habían tergiversado sus palabras y estoy totalmente de acuerdo. Ahora mi amigo está un poco preocupado en cómo reaccionarán sus amigos de hobbie.

  2. No digo que a veces podamos ser más o menos precisos, pero mentir o manipular la información desde luego que no lo hacemos todos. Y si cometemos errores es por falta de espacio, un lastre que no nos deja ser más exactos, o porque hay que “reducir” el nivel para que sea entendible para los lectores, o porque los que realmente cometen los errores no somos nosotros, sino nuestras fuentes.

  3. Yo estoy, laboralmente hablando, entre los periodistas y las fuentes, y quizá pueda hablar un poco de eso. Los científicos necesitan a los medios para que se conozca su trabajo, y es útil para renovar becas de investigación, etc. Y los medios necesitan a los científicos porque aportan novedades, precursores de la noticia. Pero los medios necesitan novedades útiles ya, de las que cambian el mundo y tal. Y eso en ciencia no es así, así que hay que torcer un poco la realidad para que salga un titular que vender al jefe de sección. Por eso los científicos son en general como el gato escaldado que huye del fuego (once bitten, twice shy -¿cómo es en islandés?) Y a veces ese giro periodístico trae problemas al científico, que ya no quiere verse en los medios ni en pintura. El eterno problema de la vulgarización de la ciencia para que sea conocida. Isaac Asimov no hay muchos. Javier Sampedro (El País) es bueno, pero hay veces que se le va la pinza.Otro día haría falta para hablar de la disponibilidad de autoridades y empresas para los medios, eso ya es mucho más peliagudo.

  4. Islandia es un lugar donde la gente de altas esferas es muy accesible, y aunque suele funcionar muchas veces, y es relativamente sencillo, la gente no siempre está tan disponible como a veces se vende Islandia.

    Me alegro de que te haya ido tan bien cuando has tenido que contactar a personas así en Islandia. En muchos casos sí que funciona a modo de “pueblo grande” y todas estas cosas se agilizan. Recuerdo que el año pasado necesité que varias personas colaboraran con cierta información y que seguramente en España hubiese tardado un montón en conseguirla o directamente no me habría embarcado en un proyecto así por lo complicado que hubiese sido. Aquí hubo mucha flexibilidad.

    Pero la otra cara de la moneda es que la gente trabaja muchísimo, quizá demasiado y está en 50 mil proyectos por lo que a veces es casi imposible conseguir quedar con algunas personas. A mi esto me llevó una parte considerable del tiempo que dediqué a un trabajo. Donde me fue más difícil contactar a la gente fue en Reikiavik, por lo que me parece el estilo de vida en la capital está ya bien lejos de ese tranquilo estilo de vida “típico de Islandia”. Yo mismo estoy pegado al calendario del ordenador y tengo que consultarlo antes de quedar con nadie para “meterlos en la agenda del día”, meter eventos entre huecos, reuniones, aprovechar instantes para comer, imprimir en la universidad, estudiar y correr de un lado a otro. El e-mail se llena también. Quedar con gente me parece ciencia ficción a veces. No es raro que tenga que cancelar vida social… ni que fuera una celebridad :P. Y así andan también otros amigos míos.

    Ahora que estoy instalado aquí en Islandia es cuando entiendo por qué era tan difícil conseguir reuniones o simples llamadas de teléfono con algunas personas.

  5. Hola.

    Me llamo Israel, soy mexicano viví ahí el año pasado, trabajando en BM VALLÁ, quiero regresar a Islandia, por ahora lo que conseguí fue de limpia departamentos (ya que no hablo islandés, pero mi proyecto es aprender islandés, estudiar una maestría en Blaða- og fréttamennska, Meistarapróf (estudie en México la carrera de Comunicación e Información), . ¿Es difícil encontrar un empleo en algo relacionado con los medios?

    Mi correo electrónico es israel_hernandez_ramirez@hotmail.com

    Muchas Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: