Pequeñas delicias


Si hay algo que los islandeses adoran son los perritos calientes. No me extraña, porque en Islandia no son simples perritos los que se comen, sino pequeñas delicias sumergidas en un jugoso pan, con sus condimentos que los hacen tan especiales. Cada vez que voy a Reykjavík no puedo evitar pedirme “uno con todo” (“eina með öllu”) y una Coca-Cola (hecha con agua pura islandesa) en cualquiera de las tiendecitas denominadas “sjoppur” (una adaptación burda al islandés de “shop”) repartidas por la ciudad. Son baratos, sacian el hambre, y sobre todo, son únicos en el mundo (o eso dicen).

Si no has degustado un típico perrito islandés, no podrás decir que has ido a Islandia. Su ingesta se ha convertido en toda una costumbre muy arraigada en el país, tanto que hasta Bill Clinton se vio obligado a probar uno de ellos en una de sus visitas oficiales a Reykjavík. Desde entonces, la fama del chiringuito Bæjarins beztu (“Los mejores de la ciudad”) donde el ex presidente de EE.UU. se tomó su perrito sólo con mostaza, y que el pasado fin de semana celebró su 70º cumpleaños, ha alcanzado cotas inimaginables. Para los que no hayáis estado nunca: imaginaos un puesto de perritos cualquiera, chiquitito, con un sólo trabajador, cerca del centro, pero escondido en una esquina recóndita. Así es este puesto, conocido por vender los mejores perritos de la capital, siempre lleno de gente famélica, la mayoría islandeses.

¿El secreto de estas “pylsur” (perritos)? Yo creo que está en la carne, más blandita que las salchicas que todos conocemos, pero tal vez los condimentos que llevan ayudan mucho a conseguir su delicioso sabor. Si no me equivoco, “una con todo” lleva: ketchup, mostaza islandesa (de la marca SS), salsa remolada Gunnars, cebolla picada y cebolla picada frita. El orden de estos ingredientes es el siguiente: en el fondo del pan se pone la cebolla, encima la mostaza y la remolada, luego la salchicha, y por último, el ketchup. El precio: unas 100 coronas (un euro y pico).

El puesto de perritos más famoso es tan pequeño que casi ni se aprecia en la fotografía (os lo he marcado en rojo). La imagen es de www.photo.is.

Anuncios

~ por Alda Ólafsson en 14 septiembre, 2007.

5 comentarios to “Pequeñas delicias”

  1. Ay, esos perritos… 🙂 Es cierto que son increibles. Conozco el puesto, está junto a Kolaportið, no? Es curioso ver gente cualquier viernes o sábado por la noche, que hacen una pausa en su deambular entre bar y bar, para hacer cola en ese puesto y comerse un perrito que les de fuerzas para continuar.
    Por cierto, hace poco había un anuncio en la TV muy gracioso en el que dos personas discutían sobre cómo pronunciar “pylsur”, porque, por lo visto en el sur lo pronuncian más bien como “pulsur”, mientras que en el norte son más “correctos” y pronuncian la “y” como una “y” islandesa normal.
    También es cierto que la Coca Cola islandesa es la mejor que he probado, y eso que soy un “gourmet” de la Coca Cola 🙂
    Para que luego digan que sólo se come bien en España…

    Un saludo

  2. Así que la salsa especial de los pylsur es la “salsa remolada Gunnars” No tenía ni idea de lo que era, aunque sabía que era indispensable para conseguir un buen pylsur. Por cierto, la cebolla frita se puede conseguir en el Ikea en España.

    Sobre la Coca Cola, no sabía que se hacía con agua islandesa. Yo creía que la aguantaba mucho más que la española porque tenía muchas menos burbujas. Aún así, donde esté un vaso de agua islandesa que se quiten todas las bebidas carbonatadas que quieras.

  3. En Morfología hemos hablado sobre el tema de la pronunciación de pylsa. Según mis amigos es un tema que puede crear una crisis nacional :D. La gran mayoría de la gente dice “pulsa” en vez de “pylsa”. Especialmente cuando sabes este tema es cuando más veces pillas a la gente diciendo “pulsa”. Según la profesora es una adaptación de la pronunciación del danés “pølse” (espero haberlo escrito bien). Y es común que la gente piense que la forma correcta es “pulsa”. Sin embargo, la correcta y aceptada es “pylsa”. Como argumento en estas conversaciones, además del diccionario, se puede echar mano del anuncio de SS-pylsur: “Íslendingar borða SS-pylsur”. Ellos son los profesionales del negocio por lo que la gente normalmente confía en que ellos lo dirán bien.

    Sobre las bebidas con agua islandesa, cuando lo vi en la etiqueta la verdad es que al margen de la sorpresa no supe qué pensar. Lo primero que pensé es que era algo patriótico para vender. Pregunté a un amigo pero no estoy muy seguro de si la respuesta fue que “lo que hay en el agua islandesa es H2O, como en todas las demás” o que “realmente tenía una composición saludable”. ¿Alguien tiene una explicación sobre qué hace especial a esta agua? Pero coincido con Oria, viva el vaso de agua islandesa.

    Parece que al antispam de tu blog se le ha colado Ernesto, que probablemente sea otro bot para subir su PageRank en Google.

  4. Es verdad Fernán, gracias por avisarme. Mi padre y yo decimos “pylsa” jejeje…

  5. Es curioso. Estaba buscando referencias de los perritos calientes que había degustado y me he topado con tu blog. En primer lugar enhorabuena.
    La primera vez que probé una pylsa fue en una gasolinera a la entrada de Reyðarfjörður. Era “una de todo” dentro del característico envoltorio de la marca SS y era realmente deliciosa. Como es lógico estaba acompañada por una Coca-cola.
    No he llegado a adquirir ningún perrito caliente en Bæjarins Beztu, pero conozco el sitio. Así tengo excusa para volver a Islandia.
    Te leo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: