Freno a la caza de ballenas


El ministro de Pesca islandés, Einar K. Guðfinnsson, anunció hace un par de semanas que no habrá nuevos cupos para la caza comercial de ballenas. Las razones, por desgracia, no son ecológicas ni políticas, sino puramente comerciales, ya que la carne del pasado ejercicio pesquero (que finalizó el 1 de septiembre) no ha encontrado la salida esperada en el mercado. Islandia capturó siete ballenas de aleta y siete minke el pasado ejercicio, después de que se reanudase la caza comercial en otoño de 2006, en contra de numerosas voces internacionales y de una moratoria de la Comisión Ballenera Internacional.

“Seguimos pensando que el mercado japonés puede ser una salida a esta carne”, declaró Guðfinnsson al diario Morgunblaðið, tras aceptar que la rentabilidad no está siendo la esperada. Los malos resultados se debieron, principalmente, al escaso mercado interior y al temor en Japón -el principal país receptor del producto- de que la carne procedente del Atlántico Norte esté contaminada. Según el ministro, no se autorizarán nuevos cupos hasta que las condiciones del mercado no mejoren y se obtengan los permisos de exportación de la carne a Japón.

El director de la Asociación Islandesa de Conservación de la Naturaleza, Árni Finnsson, recibió con agrado la decisión del ministro y remarcó que “la responsabilidad pasa así a los balleneros, quienes deben probar ahora que existe mercado para sus productos en Japón”. Finnsson añadió que el reconocimiento oficial hecho por Islandia de que no existe mercado para esta carne podría animar a Japón a detener su programa “científico” y “dejar así a las ballenas del Antártico en paz”.

Tal vez recordéis una noticia que hacía referencia a que miembros de Greenpeace por todo el mundo pidieron que no se visitase Islandia si la caza de ballenas no paraba, y de hecho, algunos visitantes potenciales cancelaron sus vacaciones en el país al conocer que se levantaba la prohibición de la captura comercial. La caza comercial y la denominada científica son un despropósito, ¿pero no lo sería también que se dejase de visitar Islandia por ese motivo? Muchos no estamos de acuerdo con la política internacional de EE.UU., por ejemplo, pero no por ello dejaríamos de viajar allí.

Se desconoce si la noticia de que no habrá nuevos cupos es realmente cuestión de rentabilidad o si el Ministerio de Pesca ha cedido finalmente a las presiones de los grupos ecologistas internacionales. En cualquier caso, la decisión es alentadora y tal vez anuncie un cambio de rumbo o un final definitivo al tema de la caza ballenera, que tanto daña la imagen de Islandia. Se sabrá el año que viene.

11-09 Pabbi, til hamingju með afmælið.

Anuncios

~ por Alda Ólafsson en 11 septiembre, 2007.

2 comentarios to “Freno a la caza de ballenas”

  1. Vaya, que alegría. Aunque el año que estuve no existía cupo de ballenas y en el restaurante donde trabajaba y el kolaportid era posible encontrar carne de ballena.

    Felicidades a tu padre 😉

  2. mmm…¿como acabó greenpeace con ellas????
    Respondan porfisss.
    Suerte nos vemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: