El jazz y la “capital caliente”


La capital de Islandia acoge hasta el sábado el Festival de Jazz 2007 (Jazzhátið Reykjavíkur 2007), que estará protagonizado por artistas internacionales como Uri Caine y Jerry Bergonzi así como artistas nacionales como Eyþór Gunnarsson o Sigurður Flosason. Éste último es uno de los saxofonistas más conocidos en Islandia -lleva cerca de 25 años en la escena musical- y aprovechará la ocasión para promover sus últimos trabajos, entre los que se encuentran, “The Diva and the Jazzman”, un dúo con mi tocaya Sólrún Bragadóttir, cantante soprano, y el cuarteto “Blue Shadows”.

Anoche quedó patente entre los que estuvimos en la presentación del festival,  que tuvo lugar en el Bar Domo, el gusto de los “reikiaviquenses” por el jazz, y en general, por todos los eventos culturales que se celebran, en los que suelen participar activamente y con entusiasmo. Bajo la fachada aparentemente fría de la ciudad se esconde una agitada vida nocturna y cultural, que estoy segura sorprende a más de uno cuando llega por primera vez. Por algo es considerada “la capital más caliente de Europa”.

El sábado pasado pude comprobar cómo el centro estaba repleto de gente, la mayoría jóvenes en torno a los 20, a las 2 de la madrugada, a pesar de que llovía y el fresquito invitaba más a quedarse en casa bajo una manta. Acostumbrada a las noches madrileñas, no es que me causase un impacto visual ver a tantos disfrutando de la noche, pero hay que tener en cuenta que en Islandia viven unas 300.000 personas, y ver las calles tan llenas no es habitual.

Numerosos son los bares y pubs que se esparcen sobre todo por el centro. El sábado pasado había que esperar largas colas para entrar en algunos de los más populares, como el Kaffibarinn. Uno de sus propietarios es o era el cantante Damon Albarn (antiguo componente de Blur y miembro de Gorillaz), que se ha declarado en varias ocasiones amante de Islandia. El bar alcanzó su fama actual sobre todo tras ser uno de los escenarios de la conocida película “101 Reyjkavík”.

Pero no sólo Kaffibarinn estaba repleto aquella noche, ya que se convirtió en una tarea difícil encontrar un bar más o menos vacío. Y en cuanto a la música que bailan los islandeses cada fin de semana, pude comprobar cómo la que realmente causa estragos ahora es la electrónica, que se baila dando saltos y levantando brazos y piernas. Sólo aquel que consiga aguantar más de una de estas agotadoras canciones podrá decir que ha disfrutado de la “caliente” vida nocturna de Reykjavík.

Jazz en el bar Domo

Anuncios

~ por Alda Ólafsson en 29 agosto, 2007.

2 comentarios to “El jazz y la “capital caliente””

  1. Comentar comentar sobre Islandia, mas bien poco, me suena que una chica menos rubia que la de las fotos estudiaba el idioma mientras la intrerrumpi en la sobremesa del almuerzo. A parte de eso, que realmente bonito, por las fotos lo digo, claro. Cuando tenga un ratito prometo leer mas despacio los diferentes post, desgraciadamente ahora me tengo que poner a currar, sospechoso, ehhh, domingo 2 de septiembre por la noche… aisss que vaguete he estado en agosto.

    Un beso muy fuerte.

    pd: Un abrazo para Carlos

  2. busco contactos con gente en islandia porque quiero cambiar el ritmo de lavida y voy a probar en este verano como es la vida en islandia. me llamo RAUL tengo 27an soy PROFESOR DE BAILE DE 4 ESTILOS vivo en españa (BENIDORM)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: